viernes, 13 de abril de 2012

¡Malditos experimentos!

Hoy tenía poco tiempo para entrenar... unos 45 min. Cuando ocurre esto, se abre el debate (¿para sólo 45 min vas a salir?) y acecha la pereza.

Pero leo bastante lo que escriben otros "corre-blogueros". Alguno ha sido alguna vez "inmovilizado" por la pereza (le ocurrió a Tintoré "Le fou") y, afortunadamente, nos ha avisado para que no nos ocurra lo mismo.

He salido a correr.


Cuando tengo poco tiempo, suelo hacer un entrenamiento corto (unos 8km) a ritmo "vivo" (que en mi caso suele ser en torno a 5:15-5:20/km). Esa era mi intención hoy.

Pero leo bastante lo que escriben otros "corre-blogueros". Algunos experimentan con diversos tipos de entrenamientos y lo cuentan.

Lo llaman "protocolo Tabata" y lo cuenta, por ejempo, Gonzalo en varias entradas en su blog (Sosaku Runner) (Entrenamiento Tabata: Muerte al cochinero; "Tabata, Tabata, Tabata"; Doctor Tabata, supongo).

Yo tengo mi plan de entrenamiento. En él no contemplo cambios de ritmo muy cortos. Un entrenamiento como el propuesto (8 repeticiones de 20" a tope con 10" de recuperación entre ellos) me parece muy intenso. No es un entrenamiento para mí... Pero... No tengo objetivo maratoniano a la vista... Y tengo poco tiempo hoy... Y este entrenamiento es de corta duracion (tras un calentamiento suficiente, menos de 5 min y luego vuelta a la calma... en 45 min lo puedo hacer). Al fin, no es más que un entrenamiento interválico intensivo (muy intensivo).

En esto iba pensando mientras trotaba los primeros kilómetros. Al final, me he decidido. Me he dejado llevar por el lado oscuro de los corredores.

No me acordaba muy bien del protocolo, pero tenía claro que se alternaban 20" a tope con 10" de descanso. Ante la duda, me ha parecido lo mejor hacer 10 repeticiones (me ha parecido lo mejor antes de empezar; después no).

Tras 6km de calentamiento, he programado el reloj para que me avisara cada 20 y 10 segundos.

Ya sé que hay que hacerlas a tope, pero yo soy muy lento. Los primeros 20" los hago fuertes pero sin exagerar. No quiero echar el estómago por la boca en la segunda repetición. Suena el pitido. Han terminado los 20". Vale, es duro, pero ... ¿ya tengo que salir a por la segunda? ¡Pero si aún no he parado! 10" son mucho menos de la mitad de 20" en este entrenamiento.

¡Malditos experimentos! A la tercera repetición ya estaba asfixiado. Pero si se hace, se hace. Y no se miran ritmos... sólo hay que ir a la velocidad que puedas (y tampoco da tiempo a mirar el reloj).

A la sexta repetición intento hacer zancadas amplias (pero las siento ridículamente cortas) y rápidas (pero las siento torpes y pesadas). ¡Que no! ¡Que yo no soy rápido! Pero se hace.

Cuando he terminado las 10 repeticiones tenía el ombligo pegado a los riñones y boqueaba desesperadamente buscando oxígeno.

Algo más de 5' de vuelta a la calma media arrastrando los pies y unos estiramientos.

Y cuando reviso los ritmos... apenas he bajado de 4:00/km en un par repeticiones (debería haberlo hecho en todas si es que quería ir al 100%) ... la mayoría en torno 4:05-4:10/km. Pues eso... ¡que no soy rápido!

¡Malditos experimentos! Pero lo intentaré alguna vez más... El lado oscuro es poderoso...

9 comentarios:

  1. Jajaja, que grande. Nos ha leído mi entrada del lunes? Me he sentido muy identificado contigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Sí que la leí! Nos dejamos arrastrar...

      Eliminar
  2. Yo llevo un tiempo que entre semana solo puedo salir un día y menos de una hora. El entrenamiento que hago son 8-10 km. En el caso de 8 km programo mi Garmin con la siguiente sesión:
    3 km de calentamiento entre 5,45 y 5,50; 2km a 5,30; 2km a 5,15 y el último km a lo que puedo, que en las últimas sesiones me ha salido a 5,00-5,05

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. jejeje, al final todos cayendo en el pecado Tábata! Acabareis enganchados y corriendo como balas!!!!
    (Si al cabo de unas cuantas sesiones "acabando con el ombligo a los riñones" esto funciona... avisa. Yo si eso espero)

    ResponderEliminar
  5. Bien hecho, campeón; si no hubieras salido a correr ahora los remordimientos te estarían pasando factura; un abrazo y a seguir disfrutando; nos leemos.

    ResponderEliminar
  6. ¡Menudo entreno te has metido entre ombligo y espalda!... vamos, que te has ido "fino" para casa.

    ResponderEliminar
  7. ja, ja, ja, la primera vez todos nos sentimos descolocados. Mete uno por semana y verás como le vas cogiendo el gustillo. Nunca trabajamos la anaerobia, esto es una forma sencilla de hacerlo. Vigila dolores y esas cosas que ocurren cuando apretamos más de lo necesario sin que los ligamentos estén preparados.
    A mí mer gusta, pero reconozco que da miedo los kms previos cuando estás calentando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miedito. Sí, justo eso era lo que sentía... Seguiré probando.

      Eliminar