domingo, 14 de octubre de 2012

¿Qué he aprendido de los 100km Madrid-Segovia?

Han pasado unas semanas. Estoy más o menos recuperado y comienzo a entrenar suavemente de nuevo. El tiempo transcurrido me ayuda a ordenar las ideas, sensaciones y emociones vividas. Ya puedo extraer algunas conclusiones de la experiencia vivida.
100km Madrid-Segovia: trotón Al camino de Tres Cantos
Imagen tomada de la web de la carrera. Gracias a los fotógrafos por su trabajo.

De la preparación

Había leído que preparar un ultra era más duro que correrlo... No lo creo.
La preparación, desde luego, necesita de mucha constancia y disciplina; debes invertir tiempo en ella. De hecho, estas semanas de descanso tras los 100km he tenido la sensación de "recuperar" varias horas a la semana: no tenía que levantarme antes para entrenar, no tenía que apretar horarios para salir a correr, no invertía la mañana del domingo en el entrenamiento largo... Pero, en cualquier caso, la carrera me resultó mucho más dura que la suma de los entrenamientos de los tres meses anteriores.
Mi conclusión: entrenarse para un ultra puede resultar duro, pero eso es sólo un adelanto, una forma de prepararse para la dureza de la carrera.

De la estrategia de carrera

Era la primera vez que hacía más de 42.195m. Leí sobre ultras, planifiqué los entrenamientos (y cumplí en un alto porcentaje con lo planificado), estudié el recorrido, diseñé una estrategia de carrera... Eso se me da bien. Todo se desarrolló más o menos como lo había planteado hasta los últimos 20km. Hasta ahí, sin mirar el reloj, prácticamente cumplí con el tiempo que había estimado que haría. Pero en los últimos 20km... no había corrido nunca de noche... y la noche me confunde... Aunque, en realidad, incluso en esto "acerté" en mis estimaciones: estimé que podía perderme y me perdí. Fueron 15 ó 20 minutos de oscuridad y desesperanza.
Mi conclusión: estudiar y planificar la carrera es fundamental, pero también estar preparado para que la planificación no sirva; cualquier pequeño detalle te obliga a cambiar los planes.

De correr y caminar

Yo quería correr esta carrera, pero sólo los corredores "de verdad" pueden correr una carrera así. Yo no estoy preparado (aún) para hacerlo. RA tenía (un poco de) razón. Lo que yo quiero es correr 100km. Lo que hice fue correr casi completamente los primeros 42 (hasta Manzanares) y a partir de ahí alternar trotar y caminar... Y caminar no se me da bien. Calculo que debí recorrer unos 60km corriendo y otros 40 (en realidad 42) andando.
Mi conclusión: los 100km Madrid-Segovia es una carrera sólo para corredores fuertes... para el resto de los mortales es una carrera-marcha.
Otra conclusión: si quiero correr un ultra, por ahora debería probar alguno de menos de 60-70 km.

De comer y beber en carrera

Mantenerse hidratado y suficientemente nutrido es clave para resistir tantas horas. No tuve problemas con ello. Lo había planteado bien y tuve de sobra con lo que llevaba.
Hidratarse fue sencillo: bebí pequeños sorbos de agua cada poco tiempo a lo largo del recorrido (para eso llevaba la mochila con agua) y aproveché las paradas para beber un botellín de agua y algún vaso de isotónica o, incluso, de coca-cola (sin abusar). En la mochila de Colmenar y de Cercedilla había dejado sendas botellas (de 0,5 l) de isotónica que me vinieron bien como extra.
Comer tampoco fue problemático: la organización dispone avituallamientos con suficiente frecuencia y abundancia como para no necesitar nada adicional (aunque yo lo llevaba). Aproveché sobre todo la fruta y un par de sandwiches y chocolate en Mataelpino. No comí paella en Cercedilla. Por mi parte añadí un par de plátanos (dejé uno en la mochila de Colmenar y otro en la mochila de Cercedilla) y durante la carrera sólo uno o dos geles de glucosa, un par o tres de bizcochitos y unas pocas nueces, avellanas y dátiles (me sobraron varios bizcochitos, varios geles y la mitad de los frutos secos que llevaba).
La mochila con agua (1,5 l) y con barritas, geles de glucosa y frutos secos me sirvió, sobre todo, como reserva de seguridad. Sólo cuando había más de 1 hora entre avituallamientos o cuando hacía mucho calor me vino bien llevar agua en la mochila. En cualquier caso, aunque creo que llevé más peso del imprescindible (casi toda la carrera llevé la mochila llena de agua) si no lo hubiera llevado me hubiera sentido inseguro.
Los avituallamientos de la organización, además, sirven no sólo para beber y comer, sino para "fragmentar" la carrera psicológicamente. Gracias a ello uno puede plantearse "sólo" llegar al siguiente control (10 ó 12 km más adelante) y eso hace la carrera más llevadera.
Mi conclusión: si planificas bien, la hidratación y la comida no son un problema: beber pequeñas cantidades con frecuencia a lo largo del recorrido desde el principio y algo más en cada avituallamiento; comer algo de fruta en cada avituallamiento y algo más  (sandwich, chocolate) a mediodía y al atardecer y llevar barritas, geles y frutos secos para el camino por seguridad.
Otra conclusión: en esta carrera, llevar agua y comida a cuestas es una cuestión de seguridad (por si tardas más de lo pensado hasta el próximo avituallamiento), pero los avituallamientos son más que suficientes.

Del material

¿Mochila? Sí, aunque en más de una ocasión me hubiera apetecido quitármela.
¿Bastones? Llevé uno para ayudarme desde Cercedilla y me resultó de gran utilidad, casi más que en la subida al puerto, en la bajada por la noche.
¿Frontal? El que llevé fue suficiente (3 leds). Corrí por la noche con más seguridad de la que pensaba y las pilas duraron suficiente (unas 4h).
¿Cronómetro/GPS? Mi Garmin no aguantó ni 5h. No necesitaba mirar el cronómetro, pero me hubiera gustado tener registro del recorrido que hice para compararlo con el oficial y ver dónde me perdí y cuánto recorrí de más. En cualquier caso no es importante.
¿Gorra? Imprescindible.
¿Zapatillas de trail? No llevé y no las eché de menos. Tampoco zapatillas de recambio. Sí cambié de calcetines, pero tampoco me parece clave.
¿Ropa de abrigo? Debe llevarse por seguridad, pero no la necesité. El buff me sigue pareciendo muy útil: para cubrirme la cabeza si el sol aprieta, para abrigarme el cuello si refresca.
¿Medicación o similar? Yo llevaba paracetamol por si el sol me producía cefalea y Compeed para las ampollas. En cuanto empecé a notar dolor de cabeza me tomé un paracetamol (Mataelpino) y en cuanto noté amenaza de ampolla me puse un Compeed (Cercedilla). En ambos casos resultaron muy eficaces. Algunos recomiendan ibuprofeno, pero no estoy muy seguro de si me habría sentado bien. ¡Siempre hay que probarlo todo en los entrenamientos! Una reacción inesperada a un medicamento puede dejarte fuera de la carrera.

Del tiempo que hice

Calculo que corrí unos 60km en algo menos de 6h y caminé otros 42km en unas 8 y media; el resto fueron las paradas en los avituallamientos: 5min en Tres Cantos, 20min en Colmenar (demasiado, pero había que recoger mochila, rellenar agua, comer y hacerse fotos con los amigos), 10min en el Puente Medieval (también demasiado), 10min en Manzanares el Real, 15min en Mataelpino (donde hice la comida algo más fuerte), 5min en La Barranca, 35min en Cercedilla (recogida de mochila, comida, cambio de calcetines y camiseta, prevención de ampollas,  preparación del material para la última parte de la carrera, última fotos con los amigos...), 5min en la Calzada Romana, 10min en el Puerto de la Fuenfría, 5min en la Cruz de la Gallega. Supongo que podría haber ahorrado algo de tiempo en estas paradas, pero no creo que mucho más de 10 ó 15 minutos en total.

De la compañía

Corrí solo, pero bien acompañado. Quiero decir que corría sin amigos ni conocidos en la carrera, pero los tenía en los avituallamientos esperándome y animándome. Lo primero no me importa demasiado: soy poco hablador, menos aún en carrera cuando voy cansado o concentrado (o ambas cosas). Lo segundo me parece importante tirando a imprescindible. La expectativa de ver a los amigos en el siguiente avituallamiento era un motivo adicional para llegar.

¿Qué me ha quedado después de estos 100km Madrid-Segovia?

Una cierta molestia en el músculo peroneo de la pierna derecha.
Un par de uñas ennegrecidas.
Dos días de subir y bajar escaleras sujetándome a barandillas y paredes.
Una buena comida en el Parador de La Granja con los amigos para celebrarlo.
Un par de kilos menos que he ido recuperando poco a poco.
Dos semanas sin correr ni para coger el metro.
Un regalo emocionante de mi mujer.
Unos 2.000 euros para El jardín de mi hospi (cerca de 1.000 euros ya ingresados en su cuenta).
Un puñado de fotos con cara de agotamiento en diferentes posturas.
Una leve y pasajera sensación de orgullo que comenzó a llegar pasados unos días.
Una leve pero permanente sensación de insatisfacción por no haber hecho algo más.
Supongo que unas cuantas cosas más que, es posible, irán surgiendo a lo largo de las próximas semanas o meses.

13 comentarios:

  1. ¡Enhorabuena amigo AL!
    Por que el runner no solo se alimenta de hechos... si no de todo el provecho que puede sacar de ellos. Y si encima lo comparte como tú... ¿qué más se puede pedir?

    Pues que no cambies nunca.

    Enorme compañero, felicidades de nuevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú siempre inyectando energía positiva. ¡Gracias!

      Eliminar
  2. Enhorabuena compañero, me identifico en muchas cosas de las que tan bien describes, pero con la que mas es con esa que dice:

    Una leve pero permanente sensación de insatisfacción por no haber hecho algo más.

    Somos unos agonias jejeje un saludo socio

    ResponderEliminar
  3. que buen resumen. En mi caso comparto casi todas tus conclusiones, aunque a mi lo que más me ha gustado de la MS ha sido la distancia tan larga y el andar muchos tramos.

    Es que a los corredores buenos no os gusta andar, pero si eso lo entrenas bien, y haces los kms de subida andando a menos de 10m/km, le metes una rebaja de casi una hora al tiempo sin sufrir ni un pelo.

    Yo lo que no me veo es haciendo 100km corriendo seguidos ni loco...

    un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de los corredores buenos no será por mi ¿no? A mi, cuando pienso que voy andando deprisa, me tiene que ir esperando mi mujer subida en sus tacones... Para ir a 10min/km casi tengo que echar a correr...

      Eliminar
  4. Buen epílogo a tu Madrid-Segovia. Me alegro que hayas recaudado esos 2000 euros con tu esfuerzo y espero que esa "leve pero permanente sensación de insatisfacción" con el paso del tiempo desaparezca...o lo que es mejor, se transforme en ilusión para volver a enfrentarte a esta carrera otro año más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es... la insatisfacción es la madre de una nueva ilusión... ¡gracias pingüina!

      Eliminar
  5. Muy buena crónica-resumen, Al.
    Como aportación a lo dicho hasta ahora, y conforme a la experiencia que aportáis todos los que afrontasteis la carrera, desde mi cómoda posición de espectador estoy de acuerdo con Jan en que cuando se debe enfrentar una distancia tan larga, entrenar el "andar rápido" puede ser una muy buena alternativa para tomar aire en las subidas duras y, a la vez, pegarle un buen empujón al crono.
    Pero, insisto, todo ello como apreciación personal desde el cómodo puesto de observador/animador. Vosotros sois los que habéis tenido la experiencia en primera persona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y tú? ¿Cómo vas de tu lesión? ¿Vamos a ver a la mejor versión de trotón Carlos esta temporada?

      Eliminar
    2. Pues creo que estoy recuperado al 90%. Ha sido una lesión muuuuuy larga, pero veo la luz al final del túnel. Estoy rodando y cogiendo ritmo poco a poco, con muy buenas sensaciones. Incluso me he atrevido a hacer alguna serie.
      Lo que voy necesitando es quedar los domingos por la mañana para hacer rodajes trotones. ¿Quedamos el próximo finde?. Habla con Pedro y me dices. Yo se lo comento a Teo.

      Eliminar
  6. Gracias al dios del running que tienes esa leve pero permanente sensación de insatisfacción por no haber hecho algo más, te llevara lejos, se llama ambición deportiva y es muy sana. Básicamente se trata de exigirse un poco más de lo que uno puede y pensar después de que uno es capaz de haber hecho algo más. (pero lo cierto es que siempre que se tiene ese pensamiento se hace el máximo).
    ¿Lo de correr 60 - 40 es la proporción mínima para participar en un ultra con dignidad? ... los ultras tenéis el cerebro derretido: ¡¡¡¡correr 60k es la repera¡¡¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Me has llamado ultra? ¡De eso sí que me siento orgulloso!

      Eliminar