jueves, 8 de mayo de 2014

Memorial Padre Marcelino: crónica retrasada

Casi con dos semanas de retraso: mis crónicas son ya tan lentas y pesadas como mi trote...

Mi sexta participación en el Memorial Padre Marcelino. No ha sido ni la más lenta (lo fue la de 2008 con 53:02, casi recién iniciada mi "carrera" de atleta popular y veterano) ni la más rápida (la de 2011 la hice en 48:06 poco antes de correr mi primer maratón). Probablemente ha sido la más calurosa.

El recorrido se ha modificado y, en mi opinión, ha ganado. Creo que era lo único que le faltaba por mejorar a esta carrera que continúa creciendo en participación sin masificarse (415 terminaron los 10km en 2008, 1.307 terminaron esta 8ª edición). Además, han incluido "globos guía" con diferentes ritmos de carrera. El espíritu sigue siendo el de siempre: ambiente amistoso y familiar, carreras para todos, voluntarios amables, buena organización, barra para tomarse una cerveza y unas tapas (de las de Granada) tras la carrera... Se vive el espíritu de quien inspira esta fiesta anual del atletismo popular.

Para motivarnos un poco este año se nos había ocurrido (¡maldita sea! se me ocurrió a mi) retarnos los amigos del colegio que solemos correr: los "emigrados" residentes en Madrid (Pedro y yo) frente a los residentes en Granada (Migue y Fernando). Se me antojaba una competición igualada, a pesar de las protestas airadas (y como se vería, sin fundamento) de los granaínos. La carrera se encargó de demostrar que estas parejas no estaban tan parejas.

En la salida, Migue se pone por delante desde el principio; Pedro y yo nos ponemos a nuestro ritmo juntos y Fernando sale desde atrás, pero más rápido que nosotros.

Mi impresión es que Fernando es ahora el mejor entrenado (que para eso es miembro del club de atletismo Agustinos y ha empezado a entrenar de verdad) y que Pedro y yo no estamos aún recuperados del maratón. De Migue sólo sabía que había hecho un entrenamiento largo con él y parecía estar en su mejor momento después del maratón de Roma.

Antes de llegar al km.1 Fernando ya nos ha pasado y vamos alcanzando a Migue, al que adelantamos en la subida hacia el km.2. A partir de ahí, la carrera discurre por las calles de Granada con estas posiciones entre nosotros: Pedro y yo a 4:45-4:50/km, Fernando por delante (no lo vemos, pero quería acercarse a 4:30/km) y Migue por detrás. Hay una nueva subida en torno al km.4 y desde entonces queda claro que ni Pedro ni yo estamos en nuestro mejor momento. Mantenemos el ritmo y seguimos juntos, pero sin saber si aguantaremos hasta el final. Tras una reparadora bajada en torno al km.6 (calle Recogidas), cuando iniciamos la larga recta de la calle Arabial (cerca del km.8) Pedro comienza a quedarse un poco atrás. El reto funciona como motivación y yo, aunque muy forzado, sigo manteniendo el ritmo en torno a 4:45-4:50/km. El último kilómetro no sólo se me hace largo, sino que se me hace muy duro cuando a falta de unos cientos de metros me adelanta Migue con su larga zancada y su esprint final habitual al que no soy capaz de responder. Entro marcando 48:37 (tiempo neto) y sintiendo que "los emigrados" hemos sido clara y ampliamente derrotados por "los granaínos". ¡Menos mal que el pago de la apuesta (cañas) es reparador para todos!

Pero esto no quedará así. ¡Ya nos hemos retado para el año que viene! Habrá que reorientar los entrenamientos hacia los 10km (y confiar en el amigo Pedro, que seguro que recuperará su rapidez).

Resultados:
Fernando (46:29) + Migue (48:35) = 1:35:04 vs Al (48:37) + Pedro (49:09) = 1:37:46

Memorial Padre Marcelino 2014
Valga como imagen de nuestra derrota esta de Migue (de amarillo) entrando en meta del Memorial Padre Marcelino 2014 inalcanzable para mi (al fondo, de azul, sin pelo en la cabeza pero si en la cara) 

1 comentario:

  1. jajaj ¡¡reto en marcha!!
    dos minutos no son nada... adelante ;-)

    bonita idea, para una bonita crónica

    ResponderEliminar