lunes, 9 de junio de 2014

Hace una semana corrí

El 1 de junio (en realidad hace más de una semana) corrí mis (por ahora) últimos kilómetros: la 7ª edición de la carrera Liberty, un 10km multitudinario por el centro de Madrid.

Ha sido mi 5ª participación. Como he ido solo y andando/trotando hasta la salida ha sido un inicio de carrera de lo más tranquilo a pesar de la cantidad de gente. Además, me he colocado bastante cerca de la línea de salida y he evitado mucha aglomeración. En cualquier caso, tengo la sensación de que había menos gente que en años anteriores (atención, menos gente significa que en lugar de diez mil podía haber ocho mil).

La carrera no tiene más historia que la que ya he contado en otras ocasiones (2011, 2010, 2009) . Los primeros 2km bajando por Goya y Alcalá hasta Castellana a ritmos "decentes" (4:30-4:45/km). Siguen 5km de subida constante por Castellana y Concha Espina que este año se me hacen eternos (rozando los 4:55-5:00/km). La bajada hacia la meta por Príncipe de Vergara y Goya permiten recuperar un poco el ritmo (4:45/km) y el aliento.

En mi caso las sensaciones de este año se ven contaminadas por falta de energía, poca motivación y molestias en la rodilla izquierda (que el masaje de los días anteriores -doloroso-, con punción seca -más dolorosa- y vendaje funcional -de dudosa utilidad- no han aliviado).

El caso es que entro en meta (49:00), cojo mi botellín de agua y mi plátano y me voy a casa caminando con la rodilla resentida. Y la rodilla ha seguido enfadada (y yo con ella) toda esta última semana.

Mañana, gracias a los ánimos del amigo Pedro, comprobaré si las últimas semana de correr poco (un par de veces a la semana unos 45min cada vez) y esta última de no correr nada le han servido de algo a mi rodilla (a mi si me han servido: me han dejado de muy mal humor).

Ir solo a las carreras = no fotos (no soy muy aficionado a selfies)